LA REPRESENTACIÓN DE LAS ÉLITES EN EL ANTIGUO RÉGIMEN (SXVI-XVIII).

Ceremonia, magnificiencia y ostentación.

Nov 12-13: Congreso Internacional (Online)

Universidad Autónoma de Madrid

Universidad Carlos III de Madrid

El congreso internacional se celebrará entre los días 12 y 13 de noviembre de 2020, en el Salón de Actos Plaza Mayor, Universidad Autónoma de Madrid y en la Universidad Carlos III de Madrid (Campus Puerta de Toledo).

PRESENTACIÓN

Las élites han protagonizado a lo largo de la Historia un proceso de continua construcción de su distinción, adaptándose a los cambios y transformaciones propios de las sociedades complejas de las que forman parte esencial. Este devenir histórico adquiere a lo largo de la Edad Moderna una especial relevancia al sumarse varios procesos de transformación y redefinición de las élites en las diversas estructuras políticas europeas. Las investigaciones de los últimos años dentro del Modernismo han puesto de relieve la centralidad del estudio de las élites y sus comportamientos como uno de los mecanismos óptimos para el conocimiento del ejercicio del poder y de las dinámicas sociales propias del Antiguo Régimen.

La aristocracia, antiguo estamento de privilegio basado en la función militar, de la que no llegó a desvincularse en ningún momento, como ha tratado el profesor García Hernán , fue paulatinamente adaptándose a los límites del desarrollo de su poder en la función de servicio al monarca. Encontramos en las sociedades antiguoregimentales, como consecuencia, el desarrollo de una nobleza cortesana a la que fueron sumándose progresivamente las figuras de una nueva nobleza conformada por personas y linajes que adquirieron el privilegio como parte de la  gracia real en contraprestación por sus servicios. A esta renovación y regeneración de la nobleza debemos añadir la evolución, igualmente dentro del paradigma de servicio, del clero y sus orígenes sociales, así como la de las élites locales y los agentes militares, especialmente relevantes estos últimos a lo largo del siglo XVIII.
El hecho definitorio de la estructura social propia del Antiguo Régimen lo encontramos en el desempeño de funciones políticas por parte de la nobleza.

Un protagonismo político que se puede llegar a considerar innato dados los condicionantes ideológicos de la época, que concebían al noble, por el mero hecho de serlo, como más capacitado para el gobierno y mejor formado por su poder económico; y que nobleza y monarquía se necesitaban y beneficiaban mutuamente, pues el rey precisaba de la superioridad social y el poder de la aristocracia, y esta se valía de los beneficios que le reportaba el servicio al soberano.

Ver más

Esta ocupación de cargos gubernamentales por parte de la nobleza, estaba motivada porque proporcionaba una participación directa en el poder, bien influyendo en el monarca o bien de forma directa a través de los órganos de gobierno, anhelando que se tornara en “una relación de reciprocidad entre servicio y recompensa”.

Adolfo Carrasco afirma que “si hubo una especialización nobiliaria en ámbitos determinados no fue por convicciones ideológicas, si no por oportunidades” , y es que, efectivamente, el servicio a la monarquía se convirtió en una de las principales vías de engrandecimiento del linaje, glorificación personal y ascenso social , algo que ya expresó en la época el marqués de Velada: “entendiendo muy bien la obligación que los hombres tienen de acrecentar sus casas y hacer por sus hermanos veo que el camino por donde más se acrecientan es sirviendo a los reyes”. De igual manera, para la Corona fue fundamental la participación de la aristocracia en el gobierno de un aparato tan complejo como fue la Monarquía Hispánica, no solo por su implicación directa en las tareas gubernamentales, sino también como herramienta para establecer lazos de fidelidad entre las élites y la Corona.
Esta bilateralidad en las relaciones entre Corona y élites en el desempeño de las funciones política debe ser comprendida dentro de las relaciones de patronazgo clientela. El clientelismo y el patronazgo constituían los procedimientos sistémicos que mantendrían en pie el entramado burocrático-administrativo e ideológicopolítico sobre el que se construían las monarquías europeas. Ello permite redefinir la idea de servicio al rey en una lógica de campos de redes clientelares que se superponen e interactúan y de las que las hechuras del monarca conforman la cúspide de una pirámide. El estudio del clientelismo y el patronazgo se ha visto posibilitado al calor de la utilización de los métodos propuestos por el network analysis system.
Así, en la Edad Moderna fueron múltiples las competencias que asumieron los miembros de la aristocracia, por lo que los trabajos al respecto son igualmente numerosos. Desde los puestos más ambicionados como virreinatos, sobre los que han trabajado, por ejemplo, Hernando Sánchez, Minguito Palomares, o Enciso Muñumer; y embajadas, donde cabría destacar los trabajos de Sanz Camañes, Carrió-Invernizzi, González Cuerva, o Negredo del Cerro , entre otros; hasta otros múltiples ejemplos como los que se destacan en la obra coordinada por Esteban Estríngana.

Pero tan importante fue ostentar esos puestos como mostrar exteriormente que poseían ese poder. Para ello jugó un papel fundamental los ritos, las ceremonias y las expresiones artísticas. El estudio de las fiestas y ceremonias en la Edad Moderna se presenta, por su parte, en la actualidad, como una de las líneas historiográficas con mayor fuerza. G. Galasso escribió que “si sa da sempre che cerimonie e riti, feste e
spettacoli, funzioni e prassi del potere non sono mai state pure e semplici esteriorità” , lo que da buena prueba de ello. Desde los años 80 del siglo pasado, las obras que han contribuido al estudio de los rituales que rodean a las actos y acciones de la monarquía son numerosas, y se puede afirmar ya que estas aportaciones han ayudado a la definición de la corriente metodológica que los historiadores han llamado Nueva Historia Cultural, y que en palabras de C.A. González Sánchez ha abierto “horizontes prometedores” […] “relacionados con el protagonismo de la cultura gráfica, y en particular los medios de comunicación, tanto los escritos como los icónico-visuales”, estos son las relaciones de fiestas, exequias, libros del ceremonial, e imágenes sobre estos mismos actos que permiten el estudio de la sociedad privilegiada del Antiguo Régimen y de la Monarquía, a la luz de fuentes que hasta ahora no habían sido analizadas con la profundidad precisa. Desde las obra de J.M. Díez-Borque y A. Bonet Correa hasta las más actuales aportaciones de Carrió Invernizzi, Mínguez, Hernando, Enciso, De Jonge, Álvarez-Ossorio, García Bernal, García García o del Río Barredo, entre otros, se han sentado las bases para el estudio de las fiestas y ceremonias como hechos políticos de primer orden, tanto en la corte de Madrid -o Valladolid-, como en las “cortes provinciales”, donde estos acontecimientos daban cuenta, entre otros elementos, de la relación entre los representantes de la corona y los naturales de cada territorio.
En este sentido, el estudio de los símbolos resulta transcendente en la compresión de la sociedad del Antiguo Régimen, y en especial, la realidad de la Monarquía Hispánica, ya que ésta utilizó la imagen, para su propia definición, y parala creación de lealtades, sobre todo en los territorios que se encontraban lejos de Madrid.La exhibición de emblemas nobiliarios, la organización de fiestas y torneos, la posesión de obras de arte, propiedades o hábitos, eran algunas de las formas simbólicas del poder. Asimismo, la educación introdujo en este tiempo un nuevo actor en pugna con los ya clásicos de nobleza titulada e iglesia y es que, como ha señalado R. L. Kagan, durante los siglos XVII y XVIII la columna vertebral de la monarquía estaba formada por una clase de nobleza “cuyos títulos y privilegios se debían a la formación académica y a los cargos, y no a la caballería y la guerra”, esto es la nobleza de toga, si bien fue, la nobleza de espada, la que mayor uso hizo de las fiestas y de la ostentación para mostrar su poder y el de su linaje, que era, en fin, la fuente de su privilegio, y su mejor arma para enfrentarse, al menos simbólicamente, a este nuevo grupo.
En cualquier caso, estos poderes nobiliarios, junto al de la iglesia y al de la monarquía, se encontraban a menudo en competencia, hecho que se hacía visible a través de las imágenes. En la era moderna, la representación del poder, por un lado, se vinculó cada vez más con el espacio público, el cual fue escenario para la monarquía y la corte, con procesiones, fiestas, arquitecturas efímeras y permanentes como palacios, fuentes o esculturas, pero también espacio para el “concurso de la nobleza”, donde por medio de representaciones, residencias o ricas indumentarias, entre otros elementos, rivalizaban entre sí.
El ejercicio y la representación del poder por parte de las élites constituyen las dos columnas sobre las que se fundamenta la conferencia internacional La representación del poder de las élites en el Antiguo Régimen (siglos XVIXVIII): ceremonia, magnificencia y ostentación. Esta reunión científica brinda la oportunidad a estudiantes de doctorado e investigadores jóvenes de poner en común sus trabajos sobre la representación del poder de las élites en la Edad Moderna en torno a cuatro líneas temáticas:

LÍNEAS TEMÁTICAS

Las élites como agentes del poder y el gobierno

La principal característica de las élites antiguo regimentales fue su capacidad para ejercer el poder y el gobierno en diversos niveles de actuación. Las élites conformaron los cuadros dirigentes de las monarquías europeas al mismo tiempo que se encargaban de gobernar sus territorios patrimoniales. A ello sumamos la dimensión territorial de una monarquía compuesta por la agregación de diversos territorios. En esta sección se busca el análisis de los mecanismos y estrategias ideadas por las élites para fortalecer, a través de la representación, su influencia y su posición, así como, los recursos de su poder, los resortes, medios y recursos económicos y financieros para mantener un estatus de privilegio social.

Los mecanismos de control, captación y equilibrio de las élites

Las monarquías dinástico-estamentales desarrollaron a lo largo de la Modernidad mecanismos de disciplinamiento tanto de los súbditos a título individual como de los diversos estamentos, grupos y corporaciones. Estos mecanismos de control social para con las élites supusieron la puesta en marcha de un conjunto de prácticas que buscaban la captación de éstas y el equilibrio entre ellas y la propia Monarquía. A través de este proceso se produjo la definición de estos grupos en relación con la autoridad soberana y de ésta frente al resto de la sociedad.

Las representaciones materiales del poder de las élites

En la Edad Moderna tan importante era el ejercicio del poder como mostrar que se ostentaba. Así, la necesidad de representación dio lugar a toda una serie de manifestaciones materiales, desde la pintura a la arquitectura, pasando por las artes suntuarias, la corografía, la cartografía histórica o la heráldica y la diplomática. Una ostentación de poder que se desarrolló, por supuesto, directamente relacionado con aquellos que lo ejercían, pero, también, a través del patrocinio y el mecenazgo.
Unido a ello, la producción artesanal de alto valor, pudiendo citar aquí por ejemplo las piezas orfebres, fueron también un elemento de distinción tanto en los espacios puramente públicos como en la esfera doméstica. Las joyas, formadas con piedras preciosas, los adornos en la vestimenta o el menaje del hogar era utilizado en la
cotidianidad como identidad propia del rango social.

Las representaciones inmateriales del poder de las élites: ritos y ceremonias de la Corte

Una de las líneas mas desarrolladas desde la Historia del Arte, la Historia Cultural y la Nueva Historia Política, es la del estudio de los ritos y ceremonias en la Edad Moderna. Esta corriente pone de relieve la importancia de los símbolos en las fiestas y ceremonias como forma de representación del poder de la monarquía, la nobleza o las ciudades. Los participantes, las precedencias, los vestidos, así como la visibilidad o la invisibilidad, cobran especial protagonismo a la hora de estudiar los ritos y las ceremonias cortesanas, por ser estos aspectos entendidos por los contemporáneos siempre en clave política. Así, su estudio resulta fundamental para comprender la sociedad moderna.

¿Quieres participar en el Congreso Internacional ?

Envía tu solicitud de participación a la dirección: representation.conference20@gmail.comantes del 30 de septiembre de 2020, acompañada de un breve currículum vitae y un resumen de la comunicación (máximo 250 palabras).

Los idiomas de la conferencia serán italiano, inglés y español. Las propuestas aceptadas por el Comité Científico del congreso, tras su revisión por sistema de pares ciegos, se publicarán en una obra colectiva con ISBN (editorial de
prestigio académico sin determinar aún).

FECHA Y SEDE

El congreso internacional se celebrará los días 12 y 13 de noviembre de 2020. Universidad Rey Juan Carlos (Campus Madrid Quintana) y Universidad Carlos III de Madrid (Campus Puerta de Toledo).

PRECIO MATRICULACIÓN

El precio de la matricula será de 50€. En la matrícula se incluirá el servicio de desayuno, los materiales, el certificado de asistencia y de comunicante, así como la posibilidad de publicar el artículo defendido en un libro con ISBN. Asimismo, la organización del evento programará los almuerzos de las jornadas. La reserva de cubiertos se podrá realizar al formalizar la matrícula.

La organización pone a disposición algunas ayudas de participación que cubren los gastos de matrícula y que serán concedidas por motivos académicos y económicos. En las mismas tendrán prioridad los miembros de la Asociación de Jóvenes Modernistas (AJM- UAM) y Uniattiva (U. Palermo).

DIRECCIÓN

Héctor Linares González, Universidad Autónoma de Madrid
Marina Perruca Gracia, Universidad Rey Juan Carlos
Valeria Patti, Università degli Studi di Palermo

COMITÉ ORGANIZADOR

Álvaro Bueno Blanco, Universidad Carlos III de Madrid
Cristina Hernández Casado, Universidad Complutense de Madrid
David Rodríguez Couto, UNED
Ederne Frontela Pascual, Universidad del País Vasco
Francisco Hidalgo Fernández, Universidad de Málaga

Fco. Javier Illana López, Universidad de Jaén
Ruggero D’ Amico, Università degli Studi di Palermo
Sergio Bravo Sánchez, Universidad Complutense de Madrid
Raquel Martínez-Amil Lores, Universidad de Santiago de Compostela
INSTITUCIONES ORGANIZADORAS

Asociación de Jóvenes Modernistas (AJM-UAM)
Asociazione Uniattiva (U. Palermo)
Proyecto de investigación del Programa Estatal de Promoción al Talento y su Empleabilidad en I+D+i de la Agencia Estatal de Investigación (MINCINN), «La Nápoles moderna» PEJ2018- 004753-A

 

 

 COMITÉ CIENTÍFICO

Alejandra Franganillo Álvarez, Universidad Complutense de Madrid

Carlos José Hernando Sánchez, Universidad de Valladolid

David García Hernán, Universidad Carlos III de Madrid

Erin K. Rowe, The Johns Hopkins University

Inmaculada Rodríguez Moya, Universitat Jaume I

Isabel Luisa Enciso Alonso-Muñumer, Universidad Rey Juan Carlos

José Antonio López Anguita, Universidad Complutense de Madrid

José Antonio Martínez Torres, UNED

 

 

José Luis Gonzalo Sánchez-Molero, Universidad Complutense de Madrid

José Miguel Delgado Barrado, Universidad de Jaén

 

Maria Concetta Calabrase, Universita degli Studi di Catania

 

Pilar Pezzi Cristóbal, Universidad de Málaga

 

Silvia Z. Mitchell, Purdue University at West Lafayette

 

Víctor Mínguez Cornelles, Universidat Jaime I

 

Pablo González Tornel, Universitat Jaume I

 

Juan José Ponce, The University of Alabama

 

Nicholas R.Jones, The Bucknell University

 

Sergio Intorre, UNIPA

 

Valentina Favarò, UNIPA

Fabrizio D`Avenia, UNIPA

Rosella Cancila, UNIPA

 

Maria Concetta di Natale, UNIPA

Nicola Cusumano, UNIPA

 

 

 

 

 

INSTITUCIONES COLABORADORAS

Grupo de investigación radicado en la Universidad Complutense de Madrid
Élites y agentes en la Monarquía Hispánica: formas de articulación política, negociación y patronazgo (1506-1725) HERMESP -GR3/14-971683

Departamento de Historia Moderna, Fac. Filosofía y Letras, UAM

Universidad Carlos III de Madrid

Universidad Rey Juan Carlos

Red Cibeles – Universidad de Jaén

Red Privilegium