En el paraíso de los altares. Trayectoria, privilegio e idiosincrasia de las élites eclesiásticas en el Antiguo Régimen, XVI-XVII

4 y 5 de Marzo de 2021: Congreso Internacional 

 

Universidad Autónoma de Madrid

Campus de Cantoblanco, Fac. Filosofía y Letras

Sala de conferencias

PRESENTACIÓN

La Monarquía de España se configuraba en los siglos modernos como una “composite monarchy”, en palabras de J. Elliott. Este concepto ha sido ampliado recientemente con el de “polycentric monarchy”, acuñado en los trabajos Sabatini, Herzog, Cardim y Ruiz Ibáñez. Al final, ambos modelos refieren realidades análogas que encuentran reflejo en parámetros sociales, institucionales, administrativos, económicos, políticos y culturales que, además, se están aplicando a otros constructos monárquicos del mismo periodo, como la francesa, como muestran los trabajos de Dubet y Ruiz Ibáñez. En este particular, si la monarquía se estructuraba a partir de compuestos, bloques o teselas, también lo hacían las sociedades que las sustentaban. De esta forma, la modernidad se caracterizó por el corporativismo y por el concepto de estamento social que, en los últimos años, ha sido matizado para ofrecer una perspectiva de una mayor y más importante movilidad de la que hasta ahora habíamos pensado, como ha dejado patente con sus trabajos E. Soria Mesa, entre otros. Si es posible hablar de una nobleza o, mejor dicho, de “noblezas de la monarquía”, también podríamos y, quizá, deberíamos hablar de “iglesias o prelados de la Monarquía Hispánica”, especialmente si entendemos que la Monarquía Hispánica se articulaba y caracterizaba territorial, social y políticamente como una república cristiana, confesional y católica. Es posible que uno de los estamentos que mayor privilegio, por su privilegium fori, y movilidad social mantuviera en el Antiguo Régimen, fuera el eclesiástico. Si la sociedad estaba segmentada en una nobleza secular y otra eclesiástica, el poder y el privilegio también. Por ello, y como ya advirtió F. Aranda Pérez, “no se puede, de ninguna manera, obviarse el análisis de los grupos de poder de nuestro Antiguo Régimen sin realizar un repaso profundo a las oligarquías eclesiásticas”. De esta forma, se convierte en imperativo estudiar el papel que desempeñaron las élites eclesiásticas en los fenómenos sociales y políticos de la monarquía. Y más, si cabe, al considerar que gran parte del aparato administrativo recayó sobre actores que, de una u otra forma, tuvieron vinculación directa o indirecta con la institución de la Iglesia. Así, desde validos, primeros ministros, virreyes, embajadores, capitanes generales o confesores, todos jugaron un papel de enorme transcendencia no solo en la propia función espiritual, sino en el devenir político de la Monarquía Hispánica.  Tampoco podemos olvidar que los miembros del estamento eclesiástico fueron parte activa de conflictos bélicos, alta diplomacia y gestión de rentas reales. 

Ver más

La proyección internacional de estos servidores del rey y del papa fue, incluso, mayor que la de la propia nobleza hispánica, interesada en mantener redes de parentesco y patronazgo a lo largo de toda Europa. Los eclesiásticos, por su parte, mediante el fenómeno de la confesionalización y la evangelización, estuvieron presentes y ejercieron un papel crucial para los intereses de España, tanto en territorio europeo como americano, africano u oriental. Por último, la trascendencia de la cuestión viene representada en la capacidad política, socioeconómica y cultural de este estamento privilegiado, sobre todo en los perfiles que ocupaban la cúspide de la pirámide estamental. Los obispos, cardenales y altos prelados eran actores de enorme importancia en la política nacional e internacional de la monarquía, siendo piezas fundamentales para sus intereses políticos y económico-financieros. Los cardenales españoles, por ejemplo, jugaban un rol de enormes dimensiones en la administración curial, en los nombramientos pontificios y en la elección de papas favorables a los intereses de España en Europa. 

En este sentido, el estudio de las élites sociales en la Edad Moderna hispánica experimenta, en la actualidad, una auténtica Edad de Oro. El amplio número de trabajos relacionados con el análisis de la nobleza y del resto de estamentos privilegiados entre los siglos XVI y XVIII constituye una de las tendencias de investigación más sugerentes de los últimos años, inserta en la línea de historia social del poder. En este sentido, los trabajos de Soria Mesa, García Hernán, Carrasco Martínez, Herrero Sánchez, Esteban Estríngana, Yun Casanilla o Álvarez-Ossorio muestran, entre otros, el enorme interés que la comunidad científica ha demostrado y ofrecido sobre este segmento de la sociedad moderna. Sin embargo, a la vez que la aristocracia y los grupos de poder intermedios como la burguesía o el patriciado urbano han venido siendo objeto de múltiples estudios, la élite eclesiástica, ha sido postergada a un sub-nivel de análisis. La problemática del estudio de las estructuras sociales, institucionales y patrimoniales de la Iglesia Católica en los reinos que conformaban la Monarquía Hispánica ha estribado, tradicionalmente, en la complejidad de las fuentes de estudio y de localización de los fondos. De esta forma, las élites eclesiásticas siempre han sido, en cierta forma, olvidadas en los estudios generales de la sociedad del privilegio moderno. 

 

En los últimos años, y desde muy variadas perspectivas y metodologías de estudio, se ha querido destacar el complejo y rico mundo social, económico y cultural de la Iglesia. El estudio del clero secular ha experimentado interesantes avances en el plano cuantitativo y cualitativo, especialmente en el conocimiento del sistema beneficial y de la jerarquía episcopal e inquisitorial. Este interés se extiende a los cabildos catedralicios, tanto en la administración de sus rentas y frutos, como en sus lazos de parentesco y redes de patronazgo. Son interesantes, además, las reflexiones que se han ido realizando sobre la importancia que tuvieron en su entorno socioeconómico y cultural, más allá de su carácter eclesiástico. 

 

En cuanto a clero regular, en los últimos años se han desarrollado estudios de temas tan interesantes como diversos al calor de las tendencias historiográficas más actuales. Las órdenes reformadas y de nueva creación, especialmente las de constitución femenina, han suscitado el interés de numerosos trabajos. También lo ha hecho el carácter sociopolítico del mecenazgo de las élites civiles sobre las fundaciones de determinadas órdenes religiosas. Asimismo, debemos destacar el papel que las órdenes militares de Castilla, como instituciones monástico-militares, jugaron tanto en la creación de un modelo de aristocracia católica de servicio, como de una estructura de privilegio social considerada, durante los siglos XVI-XVIII, como auténticos organismos definidores de nobleza, limpieza de sangre y, en definitiva, de privilegio estamental. De igual forma, la inclusión de sus honores, dignidades, y beneficios en el sistema general de remuneración de servicios de la Monarquía Hispánica ofrecen a las caballerías del rey católico un perfecto modelo del patronazgo castellano, tanto en los reinos hispánicos, como en otros territorios europeos y americanos. Además, la propia naturaleza de estas instituciones, a caballo entre Roma y Madrid, donde mantenían la cabeza espiritual y la terrenal, respectivamente, las convierten en ejemplos paradigmáticos para el estudio de esferas de jurisdicción mixta, con dimensiones internacionales, en el Antiguo Régimen.  

 

Por otra parte, se está poniendo especial énfasis en la formación del clero y el impacto cultural de su producción escrita de los siglos XVI y XVIII, así como en el estudio de la hagiografía y de los discursos religiosos de santidad y patronazgo desde la perspectiva renovada de la nueva historia cultural. Aquí tiene también cabida el análisis de las fiestas religiosas, la religiosidad —popular o cortesana—, las artes suntuarias, los rituales y demás ceremonial.

 

Finalmente, se está comenzando a profundizar en la conflictividad —también diplomática— que se dio en este estamento (entre sus propios integrantes o con otras instituciones), que demuestra que no fue tan heterogéneo y tan monolítico como se había pensado. Todas estas últimas líneas de investigación están permitiendo conocer más y mejor al clero y, por extensión, a la sociedad, la economía y la cultura del Antiguo Régimen. Si bien aún queda mucho por hacer en estos campos. 

 

En el seminario internacional que ahora presentamos, se propone, de esta forma, dedicar atención al cuerpo de los eclesiásticos y lo espiritual en los reinos hispánicos en la Edad Moderna, ss. XVI-XVIII. El objetivo es, en definitiva, ampliar el conocimiento sobre las estructuras sociales, políticas, económicas y administrativas de una institución de privilegio y señalar sus características más propias. Así, hemos articulado el encuentro en torno a cuatro líneas de estudio con el fin de definir tanto a la institución como a sus miembros en el Antiguo Régimen.

LÍNEAS TEMÁTICAS

Mecenazgo artístico y representaciones materiales de la santidad.

Gran parte de la producción artística desarrollada en las sociedades del Antiguo Régimen fue posible gracias al mecenazgo y patrocinio que las élites nobiliarias y eclesiásticas fomentaron como medio de acrecentamiento de su honor y privilegio estamental y como forma de representación del poder. En este sentido, los altos prelados y príncipes de la Iglesia se distinguieron, sobre todo desde el Renacimiento, como uno de los grupos de poder que mayor empeño e interés demostraron en el patronazgo artístico en todas sus vertientes: desde la pintura, a la escultura, pasando por la literatura, el vestido, hasta la arquitectura, la jardinería, la joyería o el mobiliario. Fueron promotores, asimismo, de la transformación, modelaje e impulso de corrientes y de artistas, a los que impregnaron de su carácter a través de directrices concretas que satisficieran sus gustos particulares y estamentales. En esta línea se incluirán todos los trabajos relacionados con las redes de mecenazgo artístico y las representaciones del poder ejercidas por las élites eclesiásticas durante el Antiguo Régimen, tanto en Castilla, como en el resto de reinos y territorios de confesión católica de la Monarquía de los Habsburgo.

Identidades, trayectorias y discursos de la santidad.

El Concilio de Trento sentó las bases de una sociedad sacralizada y clericalizada. Las élites religiosas y civiles, así como las diferentes congregaciones de la Reforma, promovieron una renovada imagen de santidad que, siendo refrendada previamente por el Papado, tenía por objetivo marcar una conducta moral y social ideal para el católico de a pie del Antiguo Régimen. De esta manera, la Iglesia creaba patrones y modelos de santidad que complementaban los discursos de confesionalización de las gentes llevados a cabo a través de sermones, novenarios y demás literatura propagandística y devocional. Durante la Edad Moderna, el culto ritual, la oralidad, la escritura y las artes plásticas se complementaban entre sí, permitiendo el surgimiento de un medio de difusión eficaz para transmitir a los fieles los nuevos valores que se les intentaba fomentar. Dadas las dimensiones que alcanzó este fenómeno en aquella época, nos proponemos hacer hincapié no solo en la santidad oficializada descrita sino, además, en aquellos cultos que afectaban a las identidades doméstico-familiares, locales o nacionales y que fueron igualmente reivindicados, politizados y promovidos desde abajo. Algunas de estas trayectorias vitales de santidad terminaron siendo aprovechadas por la propia Iglesia con el visto bueno de su beatificación o canonización. Otras, en cambio, cayeron en el olvido.

 

En definitiva, en esta línea se busca integrar las propuestas que versen sobre el culto, la devoción y los discursos religiosos y de santidad mantenidos entre las elites religiosas de los reinos hispánicos de los siglos modernos (XVI-XVIII).

Una corte purpurada. Relaciones diplomáticas, patronazgo e intercambios culturales entre Madrid y Roma.

Es probable que la relación establecida entre la corte de los papas y la Monarquía de España fuese, durante los siglos XVI y XVII, de las más intensas y cruciales para los proyectos políticos y económicos de ambos estados. Este hecho se tradujo, entre otros aspectos, en el establecimiento de la primera embajada nacional permanente de un reino en Roma, la de España en 1480 por Fernando de Aragón. Asimismo, el peculiar vinculo establecido entre los reyes de España y los pontífices en tanto que uno y otro eran vasallos en distintas perspectivas dio como resultado el asentamiento de dependencias y canales de comunicación, patronazgo y clientelismo de características supranacionales. En este sentido, los intercambios culturales, políticos, religiosos, intelectuales, económicos y clientelares fueron una dinámica constante, y se constituyó como base de la creación y mantenimiento de la nación española en la ciudad eterna. También como vía de influencia del pontificado en las decisiones de los monarcas de Castilla; y de estos últimos en lo referido a cuestiones teológicas, diplomacia internacional o al gobierno curial pontificio, siendo destacables, en este particular, los intentos de influir en la elección de papas favorables a los intereses de España. En definitiva, en esta línea se incluirán todas las propuestas que tengan como objeto de estudio las relaciones entre Madrid y los Estados Pontificios desde diversas perspectivas y que vengan a presentar e incidir en lo determinante de esta simbiosis para el devenir y progreso de ambos estados. 

Instituciones, beneficios y administración del patrimonio eclesiástico.

Las vías de promoción a una prelatura o prebenda capitular dependían del régimen de patronato que sustentase a cada Iglesia. La naturaleza de esta y el solapamiento entre las distintas jurisdicciones, originaron múltiples conflictos y tensiones a lo largo de la Edad Moderna. Para aquellos cargos que dependían de la Santa Sede existió un mercado curial regentado por una serie de agentes que hasta el momento no han recibido la atención historiográfica que merecen. En el otro extremo hay que tener en cuenta que algunas instituciones, como los cabildos catedralicios, trataron de limitar el acceso a determinados miembros de la comunidad, con el fin de salvaguardar sus propios privilegios. Tal fue el caso de los Estatutos de limpieza de sangre, que intentaron vetar la entrada a los conversos, y que espolearon la imaginación de estos últimos al desarrollar estrategias que esquivaran tales prohibiciones. 

 

Conviene asimismo prestar atención al plano fiscal: tanto las Monarquías como el Papado gravaron por distintas vías las prebendas eclesiásticas. La Monarquía Hispánica impuso, no sin resistencia, el subsidio de galeras y el excusado desde la segunda mitad del XVI, manteniéndolo hasta el fin del Antiguo Régimen. La corte pontificia, por su parte, recurrió a gravar los espolios episcopales, las rentas de las sedes vacantes y alguna que otra décima marginal. Aparte de las disputas, interesa la estructura recaudatoria, compuesta por colectorías y subcolectorías que permitían la transferencia de capitales desde las diócesis hasta Roma, y sus protagonistas. 

¿Quieres participar en el Congreso Internacional ?

Las solicitudes de participación, que deben enviarse por correo electrónico antes del 30 de diciembre de 2020 a la dirección: ecclesia.conference20@gmail.com, deberán ir acompañadas de un breve curriculum vitae y un resumen de la comunicación (máximo 250 palabras). Los idiomas de la conferencia serán italiano, inglés y español. Las propuestas aceptadas por el Comité Científico del congreso, tras su revisión por sistema de pares ciegos, se publicarán en una obra colectiva con ISBN (editorial académica sin determinar aún).

FECHA Y SEDE

El Seminario internacional se celebrará el día 4 y 5 de marzo de 2021 en la Universidad Autónoma de Madrid, en la sala de conferencias de la Fac. de Filosofía y Letras en horario de mañana y tarde.

INFORMACIÓN SOBRE MATRÍCULA, PUBLICACIÓN Y BECAS

 El precio de la matricula será de 50€ para comunicantes y de 15€ para asistentes. En la matrícula se incluirá el servicio de desayuno, los materiales, el certificado de asistencia y de comunicante, así como la posibilidad de publicar el artículo defendido en un libro con ISBN. La organización pone a disposición algunas ayudas de participación que cubren los gastos de matrícula y que serán concedidas por motivos académicos y económicos. En las mismas tendrán prioridad los miembros de la Asociación de Jóvenes Modernistas (AJM- UAM), y las instituciones con las que la AJM ha firmado convenios de hermanamiento y colaboración permanente: Uniattiva (U. Palermo); Asociación de Jóvenes Historiadores de España (URJC); Asociación de Jóvenes Historiadores (Universidad de Cádiz); Asociación de Americanistas de Cataluña (Universidad de Barcelona), y Asociación Jimena (UCM). 

La organización pone a disposición la Beca-Ayuda «Duque de Lerma», financiada por la Asoc. Española de Jóvenes Modernistas y que cubren los gastos de matrícula y que serán concedidas por motivos académicos y económicos. En las mismas tendrán prioridad los miembros de la Asociación de Jóvenes Modernistas (AJM- UAM), y las instituciones con las que la AJM ha firmado convenios de hermanamiento y colaboración permanente: Uniattiva (U. Palermo); Asociación de Jóvenes Historiadores de España (URJC); Asociación de Jóvenes Historiadores (Universidad de Cádiz); Asociación de Americanistas de Cataluña (Universidad de Barcelona), y Asociación Jimena (UCM).

 

DIRECCIÓN

Daniel Ochoa Rudi, Universidad de Zaragoza

Héctor Linares González, Universidad Autónoma de Madrid

María Gema Rayo Muñoz, Universidad de Granada

Marina Perruca Gracia, Universidad Rey Juan Carlos

 COMITÉ ORGANIZADOR

Álvaro Bueno Blanco, Universidad Carlos III de Madrid

 Fco. Javier Illana López, Universidad de Jaén

 Giovanni Francesco Contel, Università di Roma “La Sapienza”

 Paloma Martín-Esperanza Montilla, Universidad Autónoma de Madrid

 Jennifer Azadeño, Universidad Autónoma de Madrid

 Sergio Bravo Sánchez, Universidad Complutense de Madrid

 Valeria Patti, Università degli Studi di Palermo

 

 

COMITÉ CIENTÍFICO

David Martín Marcos, UNED

Bradley Mollmann, Saint Louis University 

Emilio Callado Estela, Universidad CEU Cardenal Herrera

Enrique García Hernán, CCHS-CSIC

Gianfranco Armando, Archivio Segreto Vaticano

Jaime Elipe Soriano, Universidad de Zaragoza 

Jessica M. Dalton, The University of Saint Andrews

Mª Ángela Atienza López, Universidad de La Rioja

María Concetta Calabrase, Università degli Studi di Catania

Álvaro Fernández de Córdoba, Universidad de Navarra

Fabrizio D´avenia, Universitá Degli Studi di Palermo

Antonio J. Díaz Rodríguez, Universidad de Córdoba

Ignasi Fernandez Terricabras, Universitat Autonoma de Barcelona

 

 

INSTITUCIONES ORGANIZADORAS Y COLABORADORAS

Asociación de Jóvenes Historiadores de España (URJC)

Asociación de Jóvenes Modernistas (AJM-UAM)

Asociación Uniattiva (Università di Palermo)

Departamento de Historia Moderna, UAM

Ministerio de Ciencia e Innovación-Agencia Estatal de Investigación

Red Privilegium

Vicedecanato de Estudiantes y act. Culturales, Fac. Filosofía y Letras, Universidad

Autónoma de Madrid

Vicerrectorado de Relaciones Institucionales, responsabilidad social y cultura,

Universidad Autónoma de Madrid

 

SECRETARÍA ACADÉMICA Y CIENTÍFICA

Cristina Hernández Casado, Universidad Complutense de Madrid

David Rodríguez Couto, Universidad Nacional de Educación a Distancia

Francisco Hidalgo Fernández, Universidad de Málaga. 

 

PONENTES INVITADOS 

Dr. Bradley Mollmann, Saint Louis University 

Dr. David Martín Marcos, UNED 

Dr. Emilio Callado Estela, Universidad CEU Cardenal Herrera

Dr. Enrique García Hernán, CCHS-CSIC 

Dr. Gianfranco Armando, Archivo Apostólico Vaticano  

Dra. Jessica M. Dalton, The University of Saint Andrews

Dr. Álvaro Fernández de Córdoba, Universidad de Navarra

Dr. Ignasi Fernandez Terricabras, Universitat Autonoma de Barcelona

Dr. Frabrizio D´Avenia, UNIPA

 

Share This